Opinión - El palacio de Petko, de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo

22 febrero 2017

El palacio de Petko

Lorenzo Silva y Noemí Trujillo | HarperCollins Ibérica
240 páginas | Distopía - Juvenil
★★★
*Agradecimientos a la editorial por el ejemplar
2215 no tiene nada que ver con el mundo que conocemos. Los avatares y los humanos conviven como hermanos en Petko: el Nuevo Mundo que surgió tras el desastre de las guerras energéticas. La mayoría de edad se alcanza a los 15 años y a esta edad ya se puede ser policía. Estamos en un mundo dominado por la tecnología y son posibles los viajes virtuales a cualquier época y lugar. Los avatares de Jasmena, Mirena y Alfonsina, tres hermanas de 18, 17 y 16 años, han desaparecido. Las policías Ahti-Anne (15 años) y Lydia-Ludmilla (17 años) son las encargadas de encontrarlos, junto al informático Cavey (23). En el curso de esta investigación el equipo formado por Ahti, Lydia y Cavey se da cuenta de que nada es lo que parece y comienzan a cuestionarse el funcionamiento del Sistema KB: el Sistema informático que controla la energía y los suministros de todo Petko. Entre tanto, nadie puede ignorar que la Resistencia es cada vez más fuerte y está poniendo en serio peligro la continuidad del sistema. Los tres jóvenes se enfrentan a un dilema moral importante, según avanzan en el caso: ¿qué es más importante, la libertad de los humanos o su tutela absoluta por parte de un Estado que cubre sus necesidades básicas para no volver a repetir los errores del pasado?


Hoy os traigo la reseña de otra de mis adoradas distopías, aunque en este caso no he terminado de quedarme conforme con esta lectura, aunque tenía un gran potencial que desde mi punto de vista no se ha sabido aprovechar.

Ahti-Anne, Cavey y Lydia viven en un sistema controlado por K., tío de Cavey, todo está informatizado, ya no hay animales, ni plantas, la gente vive y viaja virtualmente con una gran dependencia hacia sus avatares virtuales.

Precisamente cuando los avatares de tres hermanas desaparecen - lo que significa que en unos días comenzarán a padecer un tipo de locura que terminará llevándoles a la muerte - los tres protagonistas deben averiguar que ha pasado, donde están y quien ha hecho desaparecer los avatares.

El palacio de Petko, tiene una ambientación bien construida además de presentar un mundo distópico muy interesante y lleno de jugosos secretos no solo de quienes gobiernan sino también de los protagonistas.

El libro está bien narrado, explicando y describiendo sin cansar ni aburrir a pesar de enseñar un planeta casi irreconocible, con unas normas y estructuras que quedan claras y que despertaron mi interés.

El problema de la historia ha sido el final, me ha dado la sensación de que era demasiado precipitado y que ocurrían algunas cosas sin sentido, es por lo que le he terminando bajando la nota a tres estrellas, cuando por el desarrollo de la trama podría haber sido un 4 o 4'5. Una pena que se haya desaprovechado así un libro que estaba disfrutando mucho y que se presentaba como una distopía realmente interesante y fresca. Por supuesto el final empaña el libro, pero no deja de ser una historia que quitando esa parte me ha gustado mucho.

Una distopía muy interesante que no explota todo su potencial y con un final demasiado rápido.


Opinión - La niña de nieve, de Eowyn Ivey

14 febrero 2017


La niña de nieve

Eowyn Ivey | Grijalbo
394 páginas | Narrativa - Drama con un toque de fantasía
★★★

En los silenciosos bosques nevados de Alaska, la aparición de una niña misteriosa y salvaje cambiará la vida de una pareja que se había refugiado en ese paraje blanco huyendo de la tristeza y la monotonía de la ciudad.
Una historia conmovedora sobre el amor, la ilusión, las segundas oportunidades y la capacidad de creer, ambientada en las hermosas y agrestes montañas de un país tan bello como duro, tan desafiante como inspirador.


Lo primero que quiero remarcar es lo maravillosa que es la narración de Eowyn Ivey, pausada, calmada pero flexible, sabe cuando necesitamos la calidez de una chimenea y cuando es necesario que nos traslademos a las frías montañas de Alaska. La autora consigue arrastrarnos por los diferentes escenarios, para congelarnos o hacernos entrar en calor, disfrutar de comidas caseras entre amigos, o sufrir ante la soledad delante de una taza de té.

La niña de nieve es un libro pausado, no se me hizo aburrido que es el miedo que suelo tener con este tipo de libros. Me resulto un ritmo agradable y necesario para el tipo de historia.

Una pareja con sus sueños y planes de futuro hechos añicos, buscan su hueco en la dura Alaska. Pronto descubren que llevar allí una granja no será fácil, la distancia entre ellos es enorme, y el malestar individual de los personajes es palpable. Por suerte, con ellos viviremos el reencuentro de esos corazones que llevan demasiado tiempo ignorando al otro, su vuelta a la ilusión, a tener objetivos, y a que los ojos brillen.

No puedo decir que sea una historia ni triste ni alegre, Simplemente tiene sus momentos, ratos de sufrimiento y de un dolor inhumano que provocan un nudo en la garganta, ratos de disfrutar de comidas rodeados de personas maravillosas y de reencontrarse con los sueños.

Y esa pareja a la que poco a poco vamos conociendo, con sus aciertos y sus errores, vuelven a creer en la magia cuando después de hacer un muñeco de nieve aparece una niña cerca de sus tierras. ¿Una niña de nieve? ¿O algo más terrenal?

He disfrutado mucho con esta historia que cuenta con unos personajes estupendos que serán difíciles de olvidar y que deja con las emociones a flor de piel, porque está historia sin duda hace sentir.

Os lo recomiendo para cuando no tengáis prisa y tengáis tiempo para saborear un libro agridulce con un toque más tirando a positivo.