Hasta Septiembre

16 agosto 2017

¡Hola lectores!

El blog estará inactivo y recuperando fuerzas hasta septiembre, que volveré a la carga con mucha energía y un montón de reseñas de libros que me han encantado.

Os deseo que disfrutéis mucho de vuestro verano, que leáis mucho y descanséis.

¡Un abrazo! :)

Opinión - Kitchen, de Banana Yoshimoto

14 agosto 2017


Kitchen

Banana Yoshimoto | 152 páginas
Ficción - Japón

Cuando se le muere la abuela, la jovencísima Mikage queda absolutamente sola en una casa demasiado grande y se refugia en la cocina, pues sólo en ella se siente a salvo («El lugar donde mejor se duerme es en la nevera», confiesa). Pero un día «ocurre un milagro» : Yuichi, «un chico simpático», llama a la puerta de Mikage y le sugiere que vaya a vivir a su casa, con su madre Eriko. Pero esta hermosa y acogedora mujer no es una mujer : es un hombre que pasó a ser mujer cuando la verdadera madre de Yuichi perdió la vida. Esta fábula, que se desarrolla entre ordenadores, electrodomésticos y sobre todo alimentos y guisos, pero también entre sentimientos de amor, amistad y complicidad, es en realidad una historia terrible, en que la soledad y la aridez emocional quedan, como por «milagro», mitigados por la inmensa sabiduría de otro mundo ancestral, afortunadamente aún latente, aún perceptible. 


Éste es solo el segundo libro japonés que leo, probablemente el primero Kokoro no tenga demasiado que ver con esta historia, pero veo algo en común, y es que como en el cine japonés (de momento yo solo he visto animación tipo Ghibli o El jardín de las palabras) las historias son pausadas, no tienen porque existir grandes acontecimientos, pero de lo que principalmente hablan sus autores es de emociones, de crecer, de aprender,... No puedo asegurar que esto sea la norma en la literatura japonesa, pero en esos dos libros que os digo y en el cine si veo ese rasgo común.

Kitchen es una de esas historias pausadas, para nada aburrida, mientras lo leía estaba deseando saber que sería lo próximo que nos contaría la protagonista, Mikage. Y es que esta joven japonesa huérfana termina de quedarse sola cuando fallece su abuela, después de varios días de vagar por la casa sin saber que hacer, y durmiendo en la cocina, único lugar donde logra conciliar el sueño, Yuichi que conocía a su abuela le ofrece irse a vivir con él y su madre, mientras se recupera.

Y es así como esto tres forman una extraña familia, no hablo demasiado de los personajes, porque hay que conocerlos, cada uno tiene sus extravagancias y detalles, pero los tres son personales normales lo que posiblemente ayuda a la hora de cogerles un cariño especial.

Kitchen tiene como eje central la muerte, y en torno a ella giran emociones como el amor, la soledad, la confusión y el dolor. ¿Cómo recuperarse de la muerte de un ser querido? Cada uno de los tres huye de una manera del dolor, hasta que no queda más remedio que enfrentarse al hueco que dejan los que se marchan.

Me ha gustado especialmente la manera de narrar de Banana Yoshimoto, sutil y directa, aunque en ocasiones he chocado con el toque abstracto que suelo ver en la cultura japonesa, es decir, veo que tienden a existir muchas cosas que no se dicen, se callan y deben interpretarse.

Junto con Kitchen viene una historia breve Moonlight Shadow, en la que el tema principal también es la muerte, pero en esta ocasión se centra en la despedida de las personas que amamos, cómo lograr decirles adiós, dejar de coleccionar sus objetos, recuerdos, etc,... Me ha parecido una historia preciosa, me ha gustado más que Kitchen, habiéndome gustado también esta última aún con sus pequeñas pegas.

Sword Art Online: Aincrad - Reiki Kawahara

10 agosto 2017


Sword Art Online - Aincrad
Reiki Kawahara y Tamako Nakamura
400 páginas - Ciencia ficción
Planeta Cómic
*Colaboración con Nueva Valquirias

Sword Art Online es el primer VRMMORPG (juego de rol multijugador masivo online de realidad virtual). Su sistema FullDive, de inmersión completa, permite enviar la consciencia humana directamente al entorno virtual. Este juego revolucionario ha conseguido reunir a 10.000 jugadores, a los que les espera una “realidad” más cruda de lo que nadie podía imaginar.
“Este ‘juego’ no es ningún juego”. Lo que se esconde tras el significado de estas palabras es un juego letal en el que “game over” es sinónimo de muerte del jugador en el mundo real. La única manera de salvarse es conquistar la titánica fortaleza flotante de Aincrad. 


Tenía muchas expectativas en este manga de dos tomos, y aunque la lectura no ha estado mal, no ha sido lo que prometía.
Os cuento lo que me ha pasado son SAO, por un lado el hecho de que los personajes se vean atrapados en un juego VRMMORPG (una montonera de siglas) me resulta muy interesante, que sean ellos mismos los que tenga que farmear, comprar armas, mejoras, pociones,... Es original lo mire por donde lo mire, y si además te encantan los videojuegos, me parecía una lectura casi obligatoria. La ambientación es muy chula, los dibujos de la interfaz del juego, las explicaciones que se dan a que la gente se haya quedado encerrada, e incluso lo que tienen que hacer para poder salir te mantiene metida en la historia.

Pero, y aquí viene el gran PERO, todo ocurre demasiado rápido, ya he leído que esta historia se basa en una novela ligera y que el anime está mejor que el manga, y ahora estoy segura de ello. En dos tomos, no da tiempo a contar a nada, y sin embargo lo cuentan todo, lo que provoca que me crea poco los sentimientos de los personajes, sus motivaciones e incluso las historias que se montan. Así que he empatizado muy poco con los protagonistas, sus lagrimas, sus amores, sus odios,...

A pesar de todo, lo que se entrevé en este manga es que la novela debe ser realmente interesante, por lo que no creo que siga leyendo los mangas del resto del universo SAO, pero probablemente si me ponga con el anime, que pinta muy bien. No creo que sea fácil adaptar una novela de 25 tomos a 2, y pasa lo que ha pasado en este caso. Una pena, no haberlo podido disfrutar en todo su esplendor.